Dolor

Yo el aceite de copaiba lo amo y estoy súper agradecida.

Llevo 36 años padeciendo artritis reumatoide. Cuando estaba en la primaria se comenzaron a deformar las uniones de los dedos de mis manos. Bueno, nunca quise realmente aceptarlo pero ahora llega un momento en que me doy cuenta que ya no vivo con dolor porque yo iba a clase de yoga con dolor, iba a danza, bailé mucho tiempo con dolor, dormir con dolor, pero yo creo que lo peor, de verdad, es despertarte con dolor. Empezar tu día con dolor, con dificultad para moverte.

Entonces yo empecé a usar copaiba sublingual desde mitades de noviembre (estamos en enero) y como a las dos semanas empecé a darme cuenta que me despertaba y no me dolía nada y hacía movimientos y me agachaba y todo y ¡no me dolía! el cuello, la cadera, todo estaba bien.

Después me fui a mi curso de meditación y ahí no uso aceites esenciales, entonces, seguía despertándome sin dolor, seguía moviéndome sin dolor, me levantaba sin dolor.

Es un aceite maravilloso. Estoy usando dos gotas sublinguales en la mañana y dos gotas sublinguales en la noche.

Muchas veces no nos damos cuenta pero yo, ahora, estoy viendo cómo mi carácter ha cambiado, cómo mis contestaciones son más tranquilas. Antes, de repente había irritabilidad en mí y no sabía por qué. De repente había un mal humor en que algo insignificante me molestaba mucho y yo no entendía por qué, qué era lo que estaba mal conmigo y me doy cuenta que es esa parte de vivir con dolor.

¡Cuántas personas a nuestro alrededor viven con dolor y luchan cada día por seguir! y muchas veces ese carácter agrio, esas respuestas duras, agresivas, no son más que esa parte del dolor que sale de repente y no nos damos cuenta o no podemos controlarla.

Mi carácter se está suavizando. Esas contestaciones están cambiando. Esas cosas que me molestaban ahorita ya no me molestan tanto.

Siento que es esta parte de vivir sin dolor que me hace estar de mejor ánimo y de recibir cualquier noticia, cualquier actitud, cualquier cosa de una mejor manera.

Entonces, de verdad, el aceite de copaiba es una gran bendición y si a alguien le es útil este testimonio, lo entrego con mucho cariño esperando que le sirva.

~Ana Guadarrama